Educación en materia del abuso cibernético para los padres


By Technopadres

Mi hija actualmente está aprendiendo todo lo relacionado con el abuso cibernético en su clase de sexto grado. Aunque algunos de los ejemplos y de las historias de la vida real que llegan a discutir pueden ser un poco impresionantes para una niña de 11 años, es un tópico de vital importancia para una generación que considera a la Internet con un segundo hogar.

Al leer algunas de sus tareas colegiales – ¿En dónde ocurre más abuso cibernético en línea? ¿Qué haces si ves que alguien más está siendo abusado cibernéticamente? – se me ocurrió que sería genial si los padres pudieran atender estas clases, también.

Los padres necesitan ser las primeras personas en las cuales los niños puedan apoyarse cuando las cosas salen mal, pero a menudo ellos son la última opción para los niños cuando se trata del abuso cibernético. Muchas veces, los niños tienen miedo a que sus padres vayan a reaccionar de más y que llamen a otros padres, que hablen directamente con otros chicos, o que les quiten sus privilegios de Internet (castigando, de esa manera, a la víctima). A veces reaccionarán menos, pensando en que solamente es un caso de los niños siendo niños como de costumbre.

Tan pronto como tus hijos empiezan a usar una computadora, un teléfono inteligente, o inclusive un teléfono celular habilitado para mensajes de texto, debes de hablar con ellos acerca del uso correcto e incorrecto de cada aparato. Déjales saber que pueden apoyarse en ti, sin temor a ninguna repercusión, si ven algo inapropiado. Hazlos sentirse seguros y déjales saber que estás ahí para cualquier tipo de situación.

Afortunadamente, muchas escuelas ahora emplean a consejeros y guías que están entrenados para detectar los abusos cibernéticos y para enseñar maneras de cómo prevenir o neutralizar situaciones dañinas. Pero los padres nunca deben de pensar que lo pueden dejar todo en manos de la escuela. No importa qué tan bien entrenados estén los profesores y los consejeros, nunca pueden sustituir al cariño paterno y al refugio seguro del hogar.

Los padres también deben de saber que sus chicos tienen las mismas probabilidades de ser una víctima, que las que tienen de ser un abusador cibernético. Quizá cambien entre uno y otro rol, molestando a otros chicos para “desquitarse.” Algunos chicos pueden ni siquiera estar conscientes de que sus acciones en línea equivalen a hostigamiento o abuso, creyendo que solamente están haciendo cosas que todo el mundo hace.

Si de hecho averiguas que tus hijos están siendo abusados cibernéticamente, hazte dos preguntas: ¿Están en riesgo de un daño físico? y ¿Cómo lo están manejando emocionalmente?

Si hay alguna indicación o amenazas de daño físico, entonces es un asunto inmediato para hacer cumplir las leyes. Recolecta cualquier evidencia que puedas y asegúrate de que tus hijos estén monitoreados 24 horas al día hasta que la amenaza sea eliminada.

EL daño emocional es a menudo mucho más difícil de diagnosticar y de manejar, y puede tomar más tiempo en disiparse. Una vez más, los padres necesitan apoyar sin juzgar. Puede ser que no haya clases de abuso cibernético para los padres, pero es un tema en donde todos necesitamos hacer nuestra tarea.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s