Evite los Horrores de Halloween


Médicos de la Sala de Emergencias Ofrecen Consejos para Evitar Lesiones Mientras se juga a “Trick or Treat”
Washington, DC- Los médicos de emergencia del país desean que las únicas cosas que tanto usted como sus hijos experimenten durante esta fiesta de Halloween sean los disfraces, los dulces y los momentos de alegría. Pero desafortunadamente cada año esta aventura horripilante puede convertirse en una pesadilla muy real que termina en la Sala de Emergencias.

“La fiesta de Halloween debería ser una ocasión para compartir momentos alegres con los amigos y la familia pero lastimosamente cada año vemos a niños que sufren lesiones mientras hacen el “truco o trato” (“trick or treat”)”, dijo la Dra. Angela Gardner, presidenta del Colegio Americano de Médicos de Emergencia [American College of Emergency Physicians]. “Muchas de estas lesiones son fácilmente prevenibles si los padres o el tutor toman algunas precauciones muy simples”.

Las lesiones más comunes durante la fiesta de Halloween incluyen heridas a los ojos con objetos filudos, quemaduras por usar disfraces inflamables y niños que son atropellados por automóviles mientras caminan o corren en vecindarios muy concurridos.

ACEP sugiere que los adultos sigan los siguientes consejos para tener una fiesta de Halloween segura y alegre:

· Asegúrese de revisar todos los dulces de su hijo antes que los consuma. Evite los dulces que no estén envueltos con la envoltura original, así como todo tipo de frutas.
· Asegúrese que su hijo camine por la calzada el mayor tiempo posible (y no en la pista) y que obedezca todas las señales de tránsito.
· Hable a sus niños sobre la importancia de mantenerse todos juntos en grupo. Se requiere por lo menos de un adulto para que sirva de chaperón mientras se hace el “truco o trato” (“trick or treat”).
· Asegúrese que su hijo conozca el peligro potencial que existe cuando se contacta a personas extrañas. Asegúrese que sepan que nunca acepten subirse a un automóvil de personas extrañas o que visiten hogares o áreas desconocidas.
· Evite que sus hijos usen disfraces que puedan ocasionar que se tropiecen, como por ejemplo pantalones holgados con bastas largas, zapatos de tacos altos, o muy grandes.
· Evite los disfraces que obstruyan la visibilidad de su hijo.
· Evite las máscaras, de ser posible. Si su hijo debe usar una, asegúrese que tenga bastante ventilación.
· Asegúrese que la tela del disfraz, las pelucas y las barbas falsas sean hechos de material antiinflamable, tales como el nylon o el poliéster.
· Mantenga las calabazas con velas [“Jack-O-Lantern”] fuera del alcance de los niños para evitar que se quemen o se produzca un incendio.
· Asegúrese que los disfraces puedan ser vistos durante la noche: evite los colores oscuros. Añádale cinta fosforescente a los disfraces para que sus hijos puedan ser vistos por los vehículos motorizados.
· Lleve consigo una linterna mientras estén pidiendo dulces dado que la visibilidad decrece mucho antes que llegue la noche y se oscurezca.
· Revise los accesorios tales como las espadas, cuchillos, varitas mágicas y otros objetos con punta. Asegúrese que estén hechos con material flexible y los bordes no tengan filo.

El ACEP también recomienda que los niños jueguen “trick or treat” en fiestas de Halloween debidamente organizadas como por ejemplo en las iglesias de la localidad, centros comerciales o colegios. De esta manera los niños no estarán caminando en la oscuridad y les permitirá una supervisión constante por parte de los adultos.

Para mayor información sobre éste y otros temas relacionados con la salud, visite la página electrónica http://www.emergencycareforyou.org

El ACEP, la Fundación MedicAlert y este medio de comunicación se han asociado para promover EmergencyCareforYou.org y para educar al público sobre las emergencias médicas.

La Fundación MedicAlert fue la primera en promover la identificación médica y el servicio de información de emergencias médicas en 1956 para ofrecerle al público un método simple pero efectivo mediante el cual puedan comunicar sus condiciones médicas. Desde la fundación de la organización, la Fundación MedicAlert ha provisto servicios y productos que ayudan a proteger y salvar vidas a sus más de 4 millones de miembros a nivel mundial. Por más de 50 años, esta fundación sin fines de lucro, ha transmitido en representación de sus miembros, información médica vital a los asistentes de emergencia para que los pacientes puedan recibir un tratamiento más rápido y seguro. Las tarjetas de identificación de MedicAlert alertan al personal de emergencia transmitiendo las condiciones básicas de la salud de sus miembros. Adicionalmente, a su servicio de respuestas de emergencia que funciona las 24 horas del día, la Fundación MedicAlert también notifica a los familiares y personas que estén al cuidado de sus miembros para que puedan saber dónde están sus seres queridos. Para mayor información visite la página electrónica http://www.medicalert.org.

El Colegio Americano de Médicos de Emergencia [American College of Emergency Physicians (ACEP)] es una sociedad médica nacional especializada que representa a la Medicina de Emergencia y cuenta con más de 28,000 miembros. El ACEP está comprometido en promover el cuidado de emergencia a través de la educación constante, las investigaciones y la educación pública. El ACEP tiene su sede principal en Dallas, Texas, y tiene 53 capítulos que representan a cada estado, así como a Puerto Rico y el Distrito de Columbia. Un Capítulo de Servicios Gubernamentales representa a los médicos de emergencia que están empleados por las fuerzas militares y otras agencias gubernamentales.

Advertisements

Conducir en el Otoño es más peligroso que en el Verano


Por Investigadores de la Universidad de Michigan

ANN ARBOR, Michigan.— Si bien muchos creen que el verano es la temporada más peligrosa en las autopistas y carreteras de Estados Unidos porque los conductores tienden a ir más rápido, beben más alcohol y conducen más a menudo por placer, un nuevo informe de la Universidad de Michigan indica algo diferente.

En un estudio que publica la edición actual de la revista Traffic Injury Prevention, Michael Sivak, del Instituto de Investigación del Transporte de la UM determinó que las tasas de muertes en accidentes de vehículos automotores son más altas en el otoño, y octubre está al tope de la lista con 10,2 muertes por cada mil millones de kilómetros.

Sivak uso los datos de fatalidades y de distancia viajada tomados del Departamento de Transporte y calculó la tasa de fatalidad y por distancia conducida para cada mes desde 1994 a 2006.

Así determinó que octubre, noviembre y diciembre tienen las tasas de muertes más altas y marzo tiene las más bajas (8,8 muertes por mil millones de kilómetros), seguido por febrero y abril. De marzo a octubre las tasas se incrementan cada mes y luego descienden desde octubre a marzo a pesar de que es invierno en el hemisferio norte.

“El riesgo de un accidente fatal por distancia conducida en octubre es casi el 16 por ciento mayor que el riesgo en marzo”, dijo Sivak. “Si las condiciones fuesen equivalentes uno creería que el tiempo inclemente, la nieve y el hielo, deberían aumentar el riesgo. Pero debido a que las condiciones meteorológicas inclementes también llevan a reducciones generales en la velocidad, el efecto neto no es claro”.

Igualmente, hay varios factores que prevalecen más en el verano y que indican que el riesgo de conducir debería ser mayor en esos meses, señaló Sivak.

“Por ejemplo, el andar en automóvil por placer, lo cual ocurre más frecuentemente en caminos que no son familiares para el conductor, y los viajes a velocidades más altas, de noche y bajo la influencia del alcohol, todo lo cual es más arriesgado que cuando se conduce para ir y volver del trabajo”, añadió. “Aunque no hay datos concluyentes disponibles, es probable que el conducir automóvil por placer y esparcimiento sea más frecuente durante los meses del verano cuando las escuelas están cerradas. Además el consumo de cerveza muestra una fuerte variación estacional, con los niveles más altos en los meses de verano”.

De modo que ¿por qué octubre, noviembre y diciembre son más peligrosos para los automovilistas que otros meses del año? Una razón posible podría ser la duración de la oscuridad que aumenta en el otoño y es más prolongada a fines de diciembre. Pero Sivak cree que no hay una razón única.

“Hay varios factores conocidos que tienen influencia mayor en el riesgo de conducir y que muestran fuertes variaciones estacionales”, dijo. “Sin embargo los niveles más altos y los más bajos de las variaciones estacionales de estos factores no corresponden plenamente al patrón del riesgo general de conducir. De modo que es probable que el patrón de riesgo al conducir sea una consecuencia de la contribución combinada de varios factores”.