Actualizando nuestro compromiso con quienes sirven en las fuerzas armadas


Por John Cornyn

Senador de los Estados Unidos*

Los texanos honran a nuestros hombres y mujeres en uniforme todos los días del año. Pero el reconocimiento formal se concentra en mayo. Este año, expresamos nuestro aprecio al personal del servicio militar el 17 de mayo, Día de las Fuerzas Armadas, y honramos a los soldados muertos en campaña el 26 de mayo, Día de Conmemoración a los Caídos, (Memorial Day).

Recordamos especialmente el heroísmo y sacrificio de las tropas estadounidenses que prestaron servicio en la Segunda Guerra Mundial, que terminó en Europa el 8 de mayo de 1945, y en el Pacífico tres meses después.

Nuestra fuerza militar actual es similar a la de sus predecesores en su dedicación y determinación por preservar nuestra libertad. Pero en contraste con el pasado, las tropas de hoy son todas voluntarias. Por lo tanto, su buena voluntad de servir a nuestro país crea una mayor obligación en nuestra parte de responder a sus necesidades y metas a largo plazo.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de los Estados Unidos creó el G.I. Bill para proporcionar beneficios educativos al torrente de militares que regresaba al país después de servir en tiempo de guerra. Muchos beneficiarios fueron reclutados inmediatamente después de la escuela secundaria, interrumpiendo su educación. El G.I. Bill les dio la oportunidad, después de volver de la guerra, de continuar de donde se habían quedado antes de prestar servicio militar.

Los hombres y mujeres que sirven hoy lo hacen por decisión propia, y sus circunstancias son diversas. Como resultado, requieren de una variedad de opciones más amplia. Así que en este momento, el Congreso está actualizando el G.I. Bill para responder a las necesidades de nuestros soldados, marineros, miembros de la aviación e infantes de marina de hoy día.

Me siento orgulloso de haber copatrocinado la nueva legislación que reconoce el papel vital que las familias de los militares desempeñan en el apoyo, bienestar y las carreras de nuestras tropas. Esta legislación amplía los beneficios educativos a los miembros del servicio militar y, por primera vez, permite que los beneficios sean transferidos a sus dependientes.

Entre los militares, es sabido que “reclutamos a las tropas, pero que a la vez retenemos a las familias”. Esta legislación reconoce el papel crucial que el apoyo familiar desempeña en permitir a sus tropas cumplir sus importantes misiones.

El Proyecto de Ley de Mejoramiento del Reclutamiento, Retención y Reajuste a través de la Educación, S. 2938,  está dirigido a dos grupos distintos de miembros del servicio militar –a aquellos que han terminado su alistamiento, y a quienes han decidido hacer una carrera militar.

Nuestra legislación es única en permitir que más miembros del servicio militar transfieran los beneficios educativos a miembros de la familia, ya sea cónyuge o hijos dependientes.

“Nuestro primer objetivo es fortalecer a toda la fuerza militar voluntaria. Por consiguiente, es esencial permitir la transferencia de beneficios educativos no usados de los miembros del servicio militar a la familia… La transferencia apoya a las familias de los militares y, por lo tanto, mejora la retención”, dijo recientemente el Secretario de Defensa Robert Gates.



El Secretario Gates también notó que los planes competitivos pudieran tener efectos no deseados. “Cualquier mejoramiento de los beneficios educativos, ya sea si son usados durante el servicio militar o después de la jubilación, deben servir para mejorar el reclutamiento y no socavar la retención”, agregó.



El Proyecto de Ley S. 2938 también aumenta los beneficios educativos mensuales al personal de servicio activo, permite que más miembros del servicio militar tengan acceso al programa del Departamento de Asuntos de Veteranos, aumenta los beneficios a los miembros de la Guardia Nacional y la Reserva, permite el uso de beneficios para pagar préstamos estudiantiles, y crea un programa para ayudar a compartir gastos, (matching program), que ayuda a que más veteranos se gradúen sin tener deudas.



Mientras esta legislación proporciona un pago mensual significativamente más alto, también ofrece a los miembros del servicio militar opciones más amplias de beneficios educativos y la libertad de escoger lo que más convenga a sus necesidades.



Nuestro Primer Comandante en Jefe, George Washington, expresó nuestra obligación nacional de esta manera: “La buena voluntad con la cual nuestra gente joven está probablemente dispuesta a servir en cualquier guerra, sin importar cuán justificada sea, deberá ser directamente proporcional en cuanto a cómo ellos perciben que los veteranos de guerras anteriores fueron tratados y apreciados por su país”.

Esta nueva legislación llega en un momento apropiado. Nosotros nunca podemos hacer lo suficiente por aquellos que, por su buena voluntad de servir, ayudan a protegernos a nosotros y nuestro sistema de vida. Pero sí podemos expresar nuestra gratitud y fortalecer a nuestros militares al responder a las necesidades de aquellos que han defendido nuestra libertad.

*El Senador John Cornyn, Republicano por Texas, es Vicepresidente de la Conferencia Republicana del Senado de los Estados Unidos.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s